Noticias

La práctica de cuidar a otras personas en situaciones de final de vida es una tarea que requiere una gran entrega e implicación emocional. Los profesionales de la salud y de los servicios sociales tienen la responsabilidad de brindar apoyo y acompañamiento a las personas en estos momentos difíciles, pero es igualmente esencial que aprendan a cuidarse a sí mismos. Cuidarse como profesional no solo es importante para el bienestar personal, sino que también tiene un impacto directo en la calidad de la atención que se proporciona a los pacientes. 

Núria Terribas Sala, Directora de la Fundación Victor Grifols i Lucas y de la Cátedra de Bioética de la UVic-UCC, reflexiona sobre la LORE, Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia. Una Ley que sitúa España como el cuarto país europeo que regula el derecho a una muerte asistida y ha puesto en debate principios tradicionales de la bioética como el de no maleficencia y el de autonomía. 

Fernando Martínez, presidente de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica, nos conduce por la evolución que se está llevando a cabo en el modelo de cuidados, especialmente centrado en reconocer la individualidad de las personas, crear espacios hogareños y poner el foco en el ámbito de la salud. 

Josep Paris. Enfermero especialista en geriatría, director de desarrollo de Mémora y vicepresidente de la Fundació FiraGran reflexiona sobre la necesidad de garantizar la seguridad de las personas mayores porque es un deber ético y social que contribuye a mejorar su calidad de vida y a brindarles el respeto y la consideración que merecen.

Fundación Mémora ha participado en el 19º Congreso de la SEAUS (Sociedad Española de Atención al Usuario), organizado junto con el Departamento de Salud de Navarra y el Colegio Oficial de Médicos de Navarra, en la mesa: “Espacios de participación como herramienta de mejora del sistema sanitario”.